¿Y tu media naranja? Me la tomé en un juguito.

Creo que ahí están las semillas de la naranja. Siempre hemos estado buscando algo que nos complete, por ello queremos que llenen nuestras expectativas, necesidades y gustos. Queremos otra igual a nosotras. (Pobre de los dioses, qué harían ahora al darse cuenta que la vanidad y el egocentrismo del ser humano, no han cambiado mucho).

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑