Podemos ser unas completas malditas entre nosotras.

Piensa si has sentido que cuando llegas a un lugar eres sometida a un fuerte escaneo por parte de las otras chicas ya sea porque eres muy linda o por el contrario pasaste por alto la ducha o piensan que la falda está un centímetro por debajo de la rodilla y no combina con el color de la uña del dedo chiquito del pie.

No te hagas la víctima, seguramente cuando llega una nueva chica a la oficina o al barrio, también la observas y analizas para saber si es competencia.

Tranquila, no te sientas atacada. Seguramente muchas veces esto es algo involuntario, cuando ya te das cuenta estás sacando juicios, opiniones o ideas de lo que ves en la otra mujer, así no conozcas su nombre y sólo hayas cruzado con ella una mirada por segundos en la acera o la fila del banco.

Esto es algo tan arraigado que por ejemplo si lo pensamos bien hemos escuchado frases como:

  • No, todos mis amigos son hombres.
  • No hay peor enemiga que otra mujer.
  • Pues si ella es mujer debería entenderlo.
  • Ella cocina mejor que la otra.
  • Sus hijos son más inteligentes, más lindos, más…
  • Tiene dinero, pero pésimo gusto.
  • Es muy delgada.
  • Se engordó horrible.
  • No le lucen las joyas en las manos.
  • Sus uñas son bonitas, aunque es de mal gusto tenerlas tan largas.
  • Cómo habrá llegado tan lejos.
  • Es como inteligente, bonita y tal vez exitosa, pero ummm tiene algo que no me cuadra…
  • Las mujeres se arreglan para otras mujeres.

Y así… podemos ser unas completas malditas entre nosotras.

Se nos facilita ser tan críticas y juzgar con tal dureza que no nos damos cuenta que las cosas que vemos u omitimos en la otra, son simplemente el reflejo de nuestros miedos, virtudes o incapacidades. Nos estamos midiendo constantemente.

¡Ah! ¿y con los hombres? Bueno, depende. Por lo general con ellos no somos tan duras, por lo menos no al momento de señalarlos y hacer juicios antes de cruzar palabra. Eso, si nos llega a interesar algo de él, de lo contrario será sólo ignorado.

OV_MujeresSentipensantes_3

¿Algún por qué?

Volvemos al mismo punto, la educación y las tradiciones. Por años, algunos hombres han exhibido a sus parejas como trofeos. Las familias les dicen a las niñas cosas como:

Tienes que estar bien presentada. Si sigues así no vas a conseguir novio nunca. Tienes que ser la más inteligente. Tu prima ya sabe cocinar y a ti se te quema el agua. Qué van a pensar de ti…

O cuando las mujeres quieren ser independientes y tienen planes diferentes suenan trompetas apocalípticas acompañando frases como estas:

Por pensar así vas a ser la solterona de la familia. Nadie te va a tomar enserio. Te va a dejar el tren.

Sin olvidar que nos encontramos importantes evaluaciones como cuál es la niña más linda del salón y para que sea más entretenido tenemos los reinados del borojó y el pan de yuca. (No sé si existan esos reinados, pero no me extrañaría)

Durante muchos años la educación se basó en competencias. El trabajo y la sociedad son un continuo proceso donde tenemos que competir para conseguir nuestros propósitos. Y si nos vamos un poquitín más allá… pues bueno, somos animales. El que mejor cante o la que tenga el plumaje más colorido podrá aparearse…

Pero…

Se supone que somos seres sentipensantes. Eso debería significar algo ¿no?

“Me gusta la gente sentipensante, que no separa la razón del corazón” Eduardo Galeano.

Estamos tan llenas de miedos que nuestra actitud física y mental es a la defensiva o en completa sumisión. El terror por ser criticadas y señaladas negativamente nos lleva a querernos medir ya sea para ver qué podemos imitar o con mayor frecuencia para atacarnos a nosotras mismas y atacar a la otra persona.

OV_MujeresSentipensantes_2

Cuando entendemos la raíz de nuestras emociones y pensamientos al momento de fijarnos en la otra chica que seguramente sufre los cólicos, tiene temores similares y tiene sueños y retos tal vez parecidos a los tuyos. Podremos ser más empáticas, más amables, más humanas.

 

 

Una última cosa…

También es fatal la otra orilla, donde esperamos que otra mujer actúe, piense o diga algo de una forma especifica por el hecho de ser mujer. No, nuestra comprensión, amabilidad, fuerza, altanería, agresividad o grosería no la define lo que tenemos o no, en medio de nuestras piernas. Lo define la conexión y coherencia entre la razón y las emociones, donde sea que las almacenes.

Relájate, relajémonos todas.

Ovarilandia

3 comentarios sobre “Podemos ser unas completas malditas entre nosotras.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: