Nacer y no morir en el intento

El nacimiento, se podría leer desde muchos ángulos. Biología, religión, medicina, psicología, etc. Todo en ese momento es único, sin importar qué tan habituales puedan ser.

…Y vaya que si son habituales, las fotos de varios Baby Shower de nuestro Facebook lo confirman.

Según las cuentas alegres de la ONU se registran cerca de 250 nacimientos por minuto, es decir que cada año se suman 360.000 personas a celebrar contigo su nacimiento. 😮

Pero, ¿te has preguntado algo sobre ese instante en tu vida? Cuando ves algún bebé recién nacido dices ¡Oh! ¿Yo tendría esa belleza tan particular? O tal vez dices ¡Oye bebé mejor quédate allí dentro, no sabes lo que te espera!

No hay que ser paranoicos, vivir tiene sus cosas buenas y claro aquí estamos, lo mejor será llevárnosla bien. El asunto es, si hoy estando allí sentada lo piensas y pudieras decir algo ese día ¿qué dirías? Sin contar que seguramente tratarías de no desgarrar a tu madre y pedirías que te bañaran inmediatamente.

Algunos días pensamos, ¡Waoo! qué maravilla ver o vivir esto; un orgasmo, la canción, una buena comida, bailar, ver la puesta del sol o simplemente cuando recibimos el sueldo, son un buen ejemplo de esos momentos. Por el contrario, en otros nos descubrimos diciendo ¡hey paren el bus que me quiero bajar! O mamá ¿qué tan viable es que me regreses allí dentro?

OV_Nacimiento
Lo juramos hemos escuchado a personas diciendo: ¡Dios por qué no me morí chiquito! Como sinónimo de la cagué o no me jodan.

El asunto es que ciertamente no escogemos estar aquí. Qué tal si ese día tú miras a todo el mundo allí alrededor y dices: oigan gracias, pero mejor paso y resulta que decir eso está bien, es normal.

Cuestionar la razón por la que estamos aquí, (además de la obvia, que somos un atraso en la menstruación de nuestras mamás y un tremendo descuido de nuestros padres). Es la oportunidad para darle una pequeña pausa al día y tal vez un impulso para un reset a la vida que llevamos.

Definitivamente no elegiste estar aquí, pero sí puedes decidir qué hacer durante tu paso, entonces por favor no te limites a respirar.

¡Vamos! Seguro nuestros padres nos aman, pero un gran porcentaje de nosotras no somos eso que dicen: una hija planeada, deseada o buscada.

Haz como en una fiesta donde no te gusta la música. Entonces come, bebe y habla con alguien interesante, al final acompaña a tu amiga borracha a salvo a su casa.

Sólo si tu “interesante” no está muy interesante… De lo contrario pídele un auto a tu amiga y activa su ubicación en tiempo real. Seguirás siendo buena amiga, seguro lo entenderá 😉

Si lo piensas, todo sería mucho más sencillo si el día de tu nacimiento dices: okey ya estamos aquí, tomémoslo con tranquilidad, disfrutemos y hagamos algo bueno. La vida no dura toda la vida.

Nosotras por nuestra parte, si volvemos a ese día le diríamos a esas bebés regordetas, ¡Oigan! no tengan miedo y crean.

Nos vemos en la próxima pequeñas gónadas.

Testi & Esti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: